Experto internacional expuso en la Ulima sobre liderazgo

Rob Anthony en la Ulima.

“Algunos filósofos modernos afirman que la inteligencia individual es una cantidad fija. Debemos protestar y reaccionar en contra de este pesimismo atroz. Con práctica, entrenamiento y método, podemos lograr incrementar nuestra atención, memoria y juicio, y literalmente volvernos más inteligentes de lo que éramos antes”. Estas declaraciones corresponden a Alfred Binet, inventor del test de inteligencia, y fueron reproducidas por Rob Anthony, expositor internacional de la “Conferencia sobre liderazgo e innovación”, que se llevó a cabo el martes 15 de marzo en el Auditorio S, organizada por la Oficina de Emprendimiento de la Universidad de Lima.

Anthony es Bachelor of Arts en Filosofía por Occidental College y MBA por Harvard Business School. Asimismo, trabajó para compañías internacionales como consultor, liderando proyectos de cambio estratégico de gestión y diseñando y desarrollando programas para el desarrollo del liderazgo. Actualmente es decano global y profesor de Hult International Business School. En aquella cita inicial se resume el ánimo de su ponencia, que en todo momento estuvo enfocada a retratar cómo los mejores líderes son aquellos que no solo buscan ser superiores a los demás, sino que se preocupan por estar en constante aprendizaje.

Dos tipos de mentalidades 

Como contexto, el expositor comentó que investigaciones realizadas muestran que aprender a ejercer un nuevo rol en una empresa toma desde 9 a 18 meses, especificando que aquellos 9 meses se refieren, además, a una transición de alto desempeño. También dijo que en los trabajos del futuro no basta con exhibir habilidades analíticas, sino que se requieren altas habilidades sociales e interpersonales. Luego habló acerca de los dos tipos de mentalidad que se presentan en las personas y cómo influyen en su desarrollo profesional y como líderes: la mentalidad fija y la mentalidad de crecimiento. En ambas resultan importantes las metas que se persigan, las creencias acerca del esfuerzo, las atribuciones que se les den al éxito y al fracaso propios, y las estrategias que se adopten cuando se falla.

Anthony explicó que quienes presentan una mentalidad fija sobre todo quieren demostrar con su trabajo lo buenos que son haciéndolo, mientras que los de mentalidad de crecimiento se preocupan más por aprender cosas nuevas y mejorar constantemente. También dijo, acerca de aquellos con mentalidad fija, que si uno piensa que ya es un experto, puede conformarse y no saber qué tan grandioso podría ser; mientras que aquellos con mentalidad de crecimiento creen en el aprendizaje con retroalimentación y evolucionan sin parar.

Motivación e innovación 

Finalmente, el invitado internacional profundizó en cómo motivar a las personas que trabajan para uno, sosteniendo que hay que volverse mejores en la resolución de problemas, en la influencia y en la colaboración en equipo, ponerse en situaciones más difíciles de las que realmente se afrontarán y obtener retroalimentación luego de desarrollar alguna tarea, entre otras. Y para cerrar, quiso compartir algunas palabras vinculadas con la innovación: “Si ustedes creen que pueden hacer la diferencia, entonces pueden aprender cómo tomar una innovación desde aquí, a través de las técnicas, a través de la gente que quiere que funcione, hasta la población masiva a la que quieren beneficiar”.