Limpieza y desinfección en tiempos de COVID-19

Autor(es): 
Silvia Ponce Álvarez

Investigadora del IDIC y del Centro de Estudios Ambientales (CEA), y responsable del Grupo de Investigación en Nanomateriales Aplicados

2020 / 05 / 25

La aparición del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en el mundo ha traído como consecuencia una serie de nuevas medidas que debemos adoptar como parte de nuestra convivencia. Una de las medidas más importantes que debemos adoptar es mantener una distancia de un metro y medio entre nosotros, ya que el virus se transmite de persona a persona. Este tipo de transmisión ocurre debido a las pequeñas gotas que contienen al virus y que se disparan cuando hablamos, estornudamos o tosemos. Si una persona infectada con COVID-19 se encuentra en un ambiente cerrado, el virus se esparcirá cuando esta persona hable, estornude o tosa, contaminando el ambiente. Actualmente, no se sabe por cuánto tiempo puede permanecer infectado el aire de ese ambiente. Hay que tener en cuenta que las pequeñas gotas con el virus pueden viajar varios metros y mantenerse suspendidas por cortos períodos de tiempo para luego posarse sobre la superficie de los objetos, donde podrían permanecer por horas o días. Por ello, es recomendable limpiar las superficies antes de tocarlas, ya que podríamos contaminarnos al tocarlas, llevando el virus a nuestra boca u ojos mediante nuestras manos.

Con el fin de protegernos del virus, es necesario que limpiemos las superficies para eliminarlo. Existen diferentes desinfectantes que podemos emplear en las diversas superficies, y es muy importante utilizar las cantidades adecuadas para cada una de ellas. Por la Resolución Directoral 003-2020-INACAL/DN, el Instituto Nacional de Calidad (Inacal) ha publicado una guía sobre limpieza y desinfección de manos y superficies, en la cual se detallan los pasos óptimos para la limpieza y la desinfección. A continuación, se mencionan los protocolos que deben seguirse:

Limpieza de manos

Utilizar agua y jabón para el lavado frecuente de las manos. Esto debe hacerse por veinte segundos, como mínimo, y antes de preparar o manipular alimentos, después de haber estado en un lugar público, sonarse la nariz, toser, estornudar o haber utilizado los servicios higiénicos.

Una alternativa cuando no disponemos de agua y jabón es el uso de alcohol, el cual debe ser al 70 %. Si se dispone de alcohol al 96 %, deben utilizarse 3 ¼ tazas de alcohol y 1 ½ tazas de agua hervida fría para obtener un litro de alcohol al 70 %. Otra alternativa es el uso del alcohol en gel, el cual se puede obtener comercialmente.

Desinfección de superficies

Para la limpieza de superficies inertes, existen tres opciones:

  • Lejía al 0,1 %, la cual debe estar en una concentración del 0,1 %, por lo que se deben colocar 4 cucharaditas de lejía comercial en un litro de agua. Esta solución debe utilizarse sola para desinfectar y no combinarla con otros limpiadores, ya que puede causar una reacción y producir intoxicación en las personas. No debe estar en contacto con la piel, por lo que debe aplicarse con guantes. La solución debe estar en un lugar ventilado.
  • Solución de alcohol al 70 %, cuya preparación se detalló anteriormente.
  • Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) al 0,5 %, para lo cual debe agregarse una taza de agua oxigenada comercial a 4 tazas de agua hervida fría, para obtener un litro de agua oxigenada al 0,5 %. Esta solución debe estar en un lugar ventilado y no debe inhalarse.

Para desinfectar superficies inertes como las mesas, manteles, individuales, lavaderos, empaques de alimentos, pisos, puertas, manijas de las puertas, interruptores de luz, barandas, etcétera, se puede utilizar lejía al 0,1 %, alcohol al 70 % o agua oxigenada al 0,5 %, aplicándolas sobre las superficies y luego frotándolas.

Para desinfectar superficies vivas, como frutas, hortalizas o tubérculos, estas pueden frotarse con una solución de lejía al 0,1 % o alcohol al 70 %. Si es necesario desinfectar otras superficies vivas, como espinacas, fresas o uvas, se pueden sumergir estos productos por 2 minutos en una solución que contenga una cucharadita de lejía comercial en un litro de agua. Posteriormente deben enjuagarse los productos con abundante agua.

Con el fin de eliminar la contaminación cruzada por utensilios de cocina como tabla de picar, cuchillos, etcétera, estos pueden desinfectarse con una solución que contenga una cucharadita de lejía comercial en un litro de agua, donde deben mantenerse los utensilios por dos minutos.

Es importante tener en cuenta que estos productos desinfectantes son insumos químicos que pueden causar alergias e irritación, por lo que deben manipularse con guantes y en lugares ventilados. En ningún caso deben mezclarse, ya que sus productos pueden ocasionar intoxicaciones por inhalación.

Deja un comentario