Preguntas frecuentes

¿Qué hace el marketero? 

El profesional del marketing puede trabajar estudiando el mercado para conocer el comportamiento del cliente o del consumidor. Este trabajo se puede hacer desde una empresa de investigación de mercados (como IPSOS-APOYO, CPI, Kantar World Panel o Arellano Marketing, por ejemplo) o desde una empresa de consumo masivo o industrial (como Kraft, Nestlé, Coca-Cola, o Good Year, por ejemplo). Se sabe que una gran empresa de consumo masivo gastó más de US$ 500.000 en estudios de mercado para lanzar una mayonesa que sea agradable a las amas de casa peruanas, quienes actualmente aprecian su “saborcito a limón”.

También puede trabajar en el lanzamiento o mejora de un producto al determinar su nombre, sus características “sensoriales” (las que se captan por los sentidos), su envase, su etiqueta. Son las empresas privadas las que más trabajo de este tipo realizan. Una empresa de la industria cervecera lanzó recientemente un nuevo envase para su cerveza tradicional, antes de color marrón y ahora de color verde. Gracias a este lanzamiento, las ventas y utilidades crecieron de manera importante.

Un marketero puede trabajar en la determinación de precios de los productos y de las categorías de productos para lo cual debe conocer los costos, el valor que le dan las personas a los productos, los precios de la competencia. Una empresa especializada en atender al público con deliciosas variedades de café puede poner precios relativamente altos, porque ofrece algo más que la bebida: un lugar para conversar o trabajar solo o con amigos… y los clientes pagan por eso.

También, el especialista en marketing se puede dedicar a diseñar y administrar los canales de distribución para los productos mediante los cuales sus clientes pueden comprarlo. Esos productos pueden ser bienes (tangibles) o servicios (intangibles), como los servicios bancarios. Un banco local multiplicó sus puntos de atención para transacciones simples de sus clientes (retirar y depositar efectivo) cuando acordó con bodegas, farmacias, ferreterías y otros, instaurar sus llamados “agentes”.

Una labor atractiva del profesional de marketing es la de guiar el trabajo de una empresa para comunicar un beneficio de su producto mediante medios masivos, como la televisión o la radio, o medios más enfocados, como las cartas personalizadas a los postulantes a una universidad. Hace unos años una transnacional de telecomunicaciones sacó al aire un comercial con una pegajosa melodía, “el tema del verano”. La recordación de la melodía y la aceptación del público fue tal que en las discotecas se bailaba “el tema” y se generaba recordación de marca.

¿Cuál es la diferencia entre marketing y publicidad? 

La publicidad es una parte del marketing, la parte más creativa tal vez, la que emplea muchas imágenes, muchos sonidos para que el público objetivo se entere de las ventajas que ofrece el producto, diseñado por marketing, y vaya a comprarlo a los puntos de venta, elegidos por marketing, al precio justo, determinado por marketing, al que se llega después de hacer un descuento promocional, propuesto por marketing.

Hace algunos meses una empresa productora de cemento se acercó a una agencia de publicidad y le pidió que hiciera un comercial para la televisión para vender más. La agencia de publicidad le pidió una investigación de mercado —función de marketing—, mediante la cual se supo que el maestro de obras o el pequeño propietario que levantaría su casa (público objetivo del aviso) se fijaba en qué tan “fresco” estaba el cemento. Una decisión de marketing entonces mejoró el producto; se le agregaría una fecha de vencimiento a la bolsa para que el cliente viera qué tan “fresco” estaba. Cuando salió el aviso publicitario, se hizo notar que esa marca de cemento tenía fecha de vencimiento. El aviso fue un éxito, porque, además de ser alegre, impactante, memorable, hacía alusión a un atributo importante de esa marca de cemento.

La publicidad debe ser consecuente con la forma en que el producto y la marca son percibidos, propuesta por marketing, y debe anunciar los atributos del producto, la forma de llegar a él y las facilidades promocionales que se brindan.

¿Cuánta matemática se estudia en la Carrera de Marketing? 

Se estudia un número de asignaturas de matemáticas mucho menor que en Ingeniería, un poco menor que en Administración y Economía, y mayor que en Humanidades (Derecho, Psicología y Comunicación).

La función de marketing comprende varias tareas (ver: ¿Qué hace el marketero?) y una de ellas es la de lanzar productos, promociones y ofertas al mercado. Para tener éxito, debe hacer encuestas a una muestra representativa de su segmento objetivo (target) con un cierto grado de confianza y un margen de error aceptable. Los conocimientos que tenga el marketero de la estadística son necesarios para determinar esas variables (confianza, margen de error, tamaño de muestra). Por esta razón, las asignaturas “de números” son mayormente acerca de estadística.

Si existe duda entre estudiar la Carrera de Marketing o la de Administración, ¿qué se debe decidir? 

En este caso, se recomienda estudiar Administración, que es menos especializada que Marketing.

En la Universidad de Lima, después de haber terminado de estudiar la Carrera de Administración, con cuatro semestres más de estudios se puede terminar la de Marketing. Se puede lograr, si antes de terminar Administración, se siguen asignaturas de la Carrera de Marketing como electivas que permitan cerrar sus niveles iniciales.

Otra alternativa es estudiar una Maestría en Marketing luego de haber terminado la Carrera de Administración o una Maestría en Administración luego de haber terminado la Carrera de Marketing. Para las carreras de negocios, es importante tener una.