El rumbo de la Unión Europea

El 14 de septiembre, Nilda Garay, abogada por la Universidad de Lima y profesora de Derecho Constitucional en la Universidad de Alicante, brindó la conferencia “Derecho europeo: ¿hacia dónde va la Unión Europea?”

El mundo viene preguntándose cuál será el destino de la Unión Europea mientras observa la fuerte crisis económica que aqueja a gran parte de las naciones que la conforman. Nilda Garay realizó un análisis del origen de la Comunidad Europea, su estructura, su funcionamiento, las políticas comunitarias, los derechos fundamentales y sus repercusiones en el derecho actual en esta conferencia.

Los orígenes de la Unión Europea

Garay manifestó que “la suma del derecho internacional y del derecho constitucional es lo que compone el derecho comunitario, el derecho europeo”. Luego habló acerca del origen de la Unión Europea: “Los antecedentes se remontan básicamente a 1951, con el Tratado del Carbón y del Acero, por el cual un grupo de Estados deciden unirse, ceder su soberanía y compartir económicamente para la distribución y el comercio del acero y el carbón”. Luego agregó que “la Unión Europea, además de nacer por un acuerdo económico-comercial, nace también con una vocación de solidaridad, ya que cuarenta años después del Tratado del Carbón y del Acero tenemos el Tratado de Maastricht, con el cual aparece el nombre de Unión Europea. Ya no se trataba de una comunidad económica: esta unión de Estados intenta crear una idea de unión político-jurídica”.

¿Hacia dónde va la Unión Europea?

Garay intentó responder esta difícil pregunta y comenzó explicando que “el concepto de solidaridad no ha sido del todo tomado en serio. Alemania, por ejemplo, rechaza la política económica que se está llevando en Portugal, España, Irlanda, Italia y Grecia. Este último país se encuentra ya en una grave crisis económica. Lo que sucede es que hay un concepto discriminador dentro de la Unión Europea, hace falta consolidar”. También mencionó que “existe la crisis del espacio Schengen, porque en este momento se está discutiendo que con la crisis económica y la llegada de más migración, hay que cerrar esa apertura de fronteras única que existe en la Unión Europea”. Al cerrar su ponencia afirmó que “la Unión Europea está en un proceso de construcción y no está terminada, por lo que no podemos decir que puede destruirse. En este momento hay una serie de cambios, por ejemplo se está hablando de la posibilidad de ver si el euro desaparece. Así que en la Unión Europea hay una constante transformación”.