Tecnologías limpias en minería

Arístides Sotomayor, ingeniero de minas y docente de la Carrera de Ingeniería Industrial, presentará 'Tecnologías limpias, medio ambiente y comercialización de minerales' en la Feria del Libro Ricardo Palma.

Tras dos años de investigación, el ingeniero de minas Arístides Sotomayor presentará su libro Tecnologías limpias, medio ambiente y comercialización de minerales el 26 de noviembre a las 18.00 horas en el Auditorio Martín Adán de la 38.ª Feria del Libro Ricardo Palma. La obra es una publicación del Fondo Editorial de la Universidad de Lima, donde el ingeniero Sotomayor ejerce como docente. En ella habla sobre la comercialización del mercado de minerales y sobre las tecnologías limpias que se emplean en nuestro país, pero que muchos desconocen por su falta de difusión.

¿En qué consistió su investigación?
En primer lugar, vi que la industria minera tenía grandes avances en tecnologías limpias en minería, pero que se difundían muy poco. Si bien antiguamente los camiones transportaban y descargaban minerales con muy poco cuidado, eso es muy diferente en la actualidad. Hoy en día se usa tecnología limpia. Los camiones trasladan minerales en un ambiente herméticamente cerrado, donde la presión es cero. Luego el mineral se envía directamente desde los depósitos hasta el barco, a través una faja tubular de 3,2 kilómetros. Así no hay contacto con el mineral durante todo el viaje desde la zona de recojo hasta la llegada a su destino, por mar. Eso es muy importante para el aspecto comercial.

¿No se usa el tren para el transporte de minerales?
Lo ideal sería, y lo digo en este libro, que el transporte de todos los minerales fuera por medio de trenes, así tendríamos más tecnología limpia. Y no es que la carga del camión no vaya segura, sino que los camiones consumen combustible y eso contamina. Con los trenes se podría transportar más volumen, los camiones transportan solo de 30 a 40 toneladas y requieren hacer muchos viajes. Ahora se utilizan tecnologías incluso más limpias que los trenes, los mineroductos.

¿Cómo funcionan?
La mina Antamina utiliza tecnología limpia en el transporte del mineral, desde el lugar de extracción hasta el embarque, mediante una tubería de 305 kilómetros. Este mineroducto transporta el mineral desde la parte alta, en San Marcos, Áncash, hasta Punta Lobitos, en Huarmey. El mineral se transporta con agua (60% de sólido y 40% de líquido), en Huarmey se separa el líquido, se seca el concentrado y se exporta. El agua que cumple la labor de transportar el mineral no se desperdicia, se limpia mediante un proceso tecnológico y se reúsa para el riego de plantas. Por eso en Huarmey se puede ver un bosque de árboles en pleno desierto, ese se creó con estas aguas.

El trabajo de campo ha sido clave en esta investigación.
Exactamente. Llevé a cabo un trabajo de campo en diferentes empresas y lugares. Me dieron muchas facilidades para hacerlo compañías como Mineral Commodities Traders, Impala Terminals, Glencore, Transportadora Callao y Antamina, e instituciones como el Ministerio de Energía y Minas, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía, y la Asociación Latinoamericana del Zinc. También recurrí a muchos profesionales en busca de puntos de vista.

¿Cómo es el libro?
El libro se divide en dos partes. La primera habla sobre la comercialización del mercado de minerales, principalmente a partir de la experiencia peruana. Incluye información sobre los países a los cuales les vende el Perú, con énfasis en los cinco productos que más se comercializan: cobre, plomo, zinc, oro y plata. La segunda parte trata sobre las tecnologías limpias y el medio ambiente. Hago una evaluación ambiental sobre la contaminación que producen los camiones, los trenes y los mineroductos que transportan el mineral.

¿Qué lo motivó a realizar este proyecto?
Muchas cosas, pero principalmente el hecho de no encontrar un libro que juntase tres temas importantes: medio ambiente, tecnologías limpias y minería. Por el lado de minería, siempre he estado involucrado, porque soy ingeniero de minas y hace varios años trabajé en Minero Perú Comercial (Minpeco), que comercializaba todo tipo de productos; desde entonces me encantó el tema comercial.

Por el lado de la comercialización, ¿qué se puede apreciar en el libro?
En el mercado de minerales y metales todo ha cambiado. Lo que era tan emblemático antes, ahora ya no lo es. Por ejemplo, London Metal Exchange ha pasado a ser Hong Kong Exchange. Mantiene ciertos compromisos en contrato, pero se ha desconfigurado el mercado de minerales del mundo. Pero el mercado de Londres no deja de ser la principal fuerza de metales y no metálicos. Ahí se cotizan minerales importantes, como el oro, la plata, el cobre, el plomo, el zinc y el estaño. Por otro lado, Estados Unidos agrupa otro mercado: CME Group; ellos hacen su tecnología y la orientan a la comercialización vía electrónica. El mercado de metales y minerales es libre y público. Nosotros, desde aquí, en el laboratorio bursátil de la Ulima, podemos acceder a eso en tiempo real. Podemos saber cuándo salen unos del mercado y cuándo entran otros.

¿Y cómo así se interesó por los temas de medio ambiente y tecnología?
La historia es un poco larga. Yo vivía en Madrid y ahí hice un doctorado en Ingeniería y Medio Ambiente, y tuve oportunidad de estudiar sobre la gestión de los residuos sólidos urbanos e industriales, obras de infraestructura, etcétera. Antes seguí una maestría en Ciencia y Tecnología, por una beca que me dio la Unión Europea. Entonces me di cuenta de que era importante juntar los temas de tecnología, miedo ambiente y minería. De vuelta al Perú, pensé en hacer trabajos que combinaran medio ambiente con tecnología y minería. Empecé a hacer capacitaciones, a través del Colegio de Ingenieros del Perú y del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú, y realicé publicaciones en revistas especializadas, en donde combinaba estos tres temas. Revisé la bibliografía y no encontré un libro así, solo existían trabajos de comercialización de minerales o tecnologías limpias o medio ambiente, pero nada que abarcara los tres temas.

Esta investigación se ha realizado con el apoyo del Instituto de Investigación Científica de la Universidad de Lima (IDIC).
Sí. Estoy muy agradecido con el IDIC, porque sin su apoyo no habría sido posible esta investigación. También le agradezco al vicerrector, Jaime León, porque a él le comenté sobre la posibilidad de hacer este libro, y se interesó por el tema desde el 2013.

¿Quiénes lo acompañan en la presentación de su libro?
Me acompañan la decana de la Facultad de Ingeniería y Arquitectura, Bertha Díaz; el ingeniero Rómulo Mucho, empresario del sector minero, exviceministro de Energía y Minas y expresidente del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú; y David Vela, economista experto en el sector minero, expresidente de la Asociación Latinoamericana de Zinc y actualmente gerente general de una empresa que transporta minerales.