Investigador Ulima presentó proyecto Quinua SmartApp

En colaboración con la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) y a través del Programa Nacional de Innovación Agraria (PNIA), que cuenta con financiamiento del Banco Mundial, el investigador y docente de la Carrera de Ingeniería Industrial Héctor Bedón viene desarrollando el proyecto Quinua SmartApp, el cual se presentó el 3 de abril en el aula 504 del Edificio Q.

El proyecto, aún en etapa de prototipo, busca desarrollar un sistema automatizado e inteligente para el monitoreo y control del cultivo de quinua. Esto a través del uso de tecnologías de reciente auge como drones, infraestructura adaptada al internet de las cosas, cloud computing y modelamiento de big data. La plataforma, explicó Bedón, permitirá detectar el estado de la planta y así reducir la cantidad de abono e insecticidas utilizados, mejorando la eficiencia de la producción de la quinua, en beneficio de agricultores, empresarios e investigadores.

“Tenemos políticas de investigación dirigidas a desarrollar proyectos como este y abordar las urgencias del país, evidenciadas durante los últimos incidentes climáticos”, comentó María Teresa Quiroz, directora del Instituto de Investigación Científica (IDIC), división de la Universidad que, como explicó, tiene como foco convertir sus investigaciones en soluciones y modelos de negocio que sean de utilidad al país.

Durante la conferencia, Bedón respondió las consultas de los asistentes: académicos, autoridades del Estado y empresarios. Entre otras cosas, destacó que el desarrollo de Quinua SmartApp, además de ser colaborativo entre instituciones, es multidisciplinario, pues involucrará a especialistas de diversos campos, desde la agronomía hasta la automatización. Como consecuencia de ello, se espera que a raíz de este proyecto se publiquen dos tesis de doctorado y tres tesis de pregrado. Asimismo, se espera que durante el tiempo de investigación, que durará dos años, esta sirva de base para abrir nuevas líneas de investigación en la Universidad, especialmente vinculadas con la alimentación humana y el uso de nuevas tecnologías.

“La propuesta es interesante porque ofrece la oportunidad de ser aplicada a otros cultivos, además de la quinua”, comentó la especialista en Seguimiento y Evaluación de Salvaguardas Ambientales del PNIA, Mariel Sifuentes, quien también resaltó la gran ayuda que supondría la implementación de este sistema para los productores, especialmente en el control de plagas y el manejo del estrés hídrico.