27 de Febrero de 2017

Charla magistral sobre tratamiento de agua potable en Tucson Water

El 15 de febrero, en el Aula Magna B, se llevó a cabo la charla magistral “Sistema de tratamiento de agua potable. Experiencias en la ciudad de Tucson, Arizona”, organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo Sostenible (CEDS). La exposición estuvo a cargo de Cecilio Flores Escobar, doctor en Ingeniería Metalúrgica por Missouri University of Science and Technology, quien trabajó para la compañía minera BHP Copper y ha presentado y publicado varios artículos técnicos en la Sociedad de Ingenieros de Minas y en revistas técnicas de Estados Unidos, así como también en congresos de ingenieros de minas del Perú. Actualmente trabaja para Tucson Water.

Esta actividad parte de la necesidad de la ejecución de proyectos hídricos que provean oportunamente de agua a la población del Perú. Un ejemplo a seguir es precisamente lo que viene realizando Tucson Water, una planta de tratamiento de agua ubicada en la ciudad de Tucson, en el desierto de Sonora, lugar rico en especies vegetales y animales pero con pocos recursos hídricos naturales; por ello, Tucson Water utiliza aproximadamente 230 pozos para abastecer de agua potable las 24 horas del día, cumpliendo siempre con las reglamentaciones del agua potable fijadas por la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (USEPA).

Información, infraestructura y atención al público 

Cecilio Flores inició su ponencia afirmando que durante su juventud, en el puerto de Ilo, nunca sintió la necesidad de ver la calidad del agua, pero que vivir en los Estados Unidos y trabajar en la ciudad de Tucson le dio la oportunidad de valorar lo fundamental que es el agua para nosotros, sobre todo en la época actual. También mencionó que en Tucson Water cuentan con un equipo que visita a las personas que quieran mejorar el consumo de agua en sus casas, para hacerles sugerencias; y quienes deciden aceptarlas, incluso reciben ayuda económica. Asimismo, llevan a los estudiantes de secundaria y a sus profesores a sus instalaciones, donde les brindan una charla de una semana: les explican por qué es importante ahorrar agua y qué se puede hacer para lograrlo.

Luego compartió con los asistentes que si bien ha proyectado que tendrán agua suficiente en el 2025, más adelante se requerirá agua extra, y ya están realizando pruebas para emplear agua reciclada. Y enfatizó la relevancia que brindan a la infraestructura; por ejemplo, durante cinco años trabajaron en una represa del río Colorado, que calificó como una maravilla de la ingeniería. Acerca de la inversión necesaria para sus procedimientos, manifestó que un pozo les cuesta entre 700.000 y un millón de dólares, y la instalación de una bomba desde 400.000 a 500.000 dólares. Aclaró, eso sí, que allá todo se lleva a cabo a través de un concurso y toman el precio más bajo. “Allá no hay diezmos, todo es limpio y está en internet. Siempre van con el precio más conveniente para la empresa”, sentenció.

Finalmente, se refirió a la constante preocupación de la empresa por garantizar la calidad de su servicio y concentrarse en la satisfacción de sus clientes. Ellos toman muchas muestras de agua al año (alrededor de 26.000), para efectuar todo tipo de análisis. Los resultados llegan, a fin de año, de forma detallada a los clientes. Además, relató que se preocupan mucho por la atención al público, asegurándose de que sus inquietudes siempre queden resueltas. “El público quiere que lo traten con respeto, lo atiendan inmediatamente y, sobre todo, que resuelvan su problema”, aseguró.