Inteligencia Emocional y Prosperidad Personal

Desde la escuela hasta los estudios superiores, hemos recibido muy poca -o ninguna- formación sobre una actividad que llevaremos a cabo a lo largo de toda la vida: la gestión de nuestras finanzas personales. Si existe un factor condicionante al respecto (más allá del simple hecho de disponer de recursos económicos o carecer de ellos), ese es nuestra relación emocional con el dinero y su influencia en nuestras acciones. El miedo paraliza y nos resta claridad mental para afrontar situaciones difíciles; si se instala en nosotros, mermará nuestra autoestima y limitará oportunidades que podrían ofrecernos grandes posibilidades de crecimiento económico. En el otro extremo, el descontrol de impulsos (origen del gasto compulsivo) puede dilapidar esfuerzos y obstaculizar la construcción de unas finanzas personales sanas y productivas. 

Este curso integra, en el meollo de la prosperidad personal, el conocimiento de la inteligencia emocional, abordando una óptica global de los modelos laborales con los que desarrollamos nuestra vida, los mitos sobre el dinero y el trabajo, las alternativas financieras y el presupuesto personal, así como el poder de la fortaleza emocional para incursionar en terrenos económicos en apariencia lejanos y el poder de tomar una actitud activa en el manejo de las finanzas personales.