Gestión Moderna de Almacenes

En la actualidad, la logística cumple un rol fundamental en la satisfacción del cliente, lo cual vuelve a la gestión de almacenes una tarea desafiante no solo por los riesgos financieros y las inversiones en stock, entre otros, sino sobre todo por el cambiante entorno que se manifiesta en el creciente grado de complejidad de las transacciones logísticas. 

Dado que el almacén es un medio para lograr economías potenciales y para aumentar utilidades de la empresa, es importante su ubicación en el nivel adecuado dentro de las organizaciones, así como la selección del personal a su cargo, desde el jefe hasta el último puesto del almacén. A ello debemos agregar el hecho de que los clientes personalizan cada vez más sus requerimientos, con un consecuente mayor servicio por parte del proveedor; por lo tanto, el correcto manejo del almacén o centro de distribución se convierte en tema estratégico para mantener o aumentar nuestras ventajas comparativas y competitivas. 

Asimismo, la evolución tecnológica ha producido cambios importantes en el sistema de gestión y control de mercancías, así como en su manipulación, almacenamiento y expedición. La aplicación de nuevas técnicas se ha traducido en una mayor productividad y rentabilidad, pues reduce los costos de almacenamiento. Una mejor preparación en estos aspectos determina, sin lugar a dudas, un valor agregado.