Antecedentes

Las actividades del CEIAF se iniciaron en el año 2011 con las investigaciones del estudio y estabilidad de los aceites de sacha inchi (Plukenetia volubilis y Plukenetia huayllabambana), en colaboración con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Instituto de la Grasa (CSIC) de Sevilla.

En el mes de enero del año 2015, el Instituto de Investigación Científica (IDIC) presentó el proyecto 020-2015-PNIA/UPMSI/IE “Microencapsulación de aceites de sacha inchi (Plukenetia volubilis y P. huayllabambana) y antioxidantes de la biodiversidad peruana. Contribución al desarrollo de alimentos funcionales conteniendo omega-3 para prevenir enfermedades no transmisibles”, como parte del Programa Nacional de Innovación Agraria (PNIA) del Ministerio de Agricultura y Riego y del Banco Mundial.

En diciembre del 2016 las autoridades de nuestra Casa de Estudios inauguraron el Laboratorio de Grasas, Aceites y Alimentos Funcionales, con equipamiento especializado para la microencapsulación de los aceites de sacha inchi y de los antioxidantes de nuestra biodiversidad.

En abril del presente año se inició el proyecto 093-INNOVATEPERU-IDIBIO-2018 :”Elaboración de bebida funcional, fuente de omega-3 y antioxidantes microencapsulados de cascaras de camu camu y mango, para promover el desarrollo comercial de la biodiversidad peruana”, aprobado por Innóvate Perú, del Ministerio de la Producción, con la participación de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, del Instituto de la Grasa (CSIC) de Sevilla y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) de Argentina.

Del 2011 a la fecha hemos participado en la difusión de nuestras investigaciones y en el posicionamiento de la Universidad en congresos nacionales e internacionales, publicaciones científicas en revistas de alto impacto, ponencias y talleres. Hemos logrado el fortalecimiento de recursos humanos especializados en I+D, con el desarrollo de tesis de pregrado y de posgrado, ayudantías preprofesionales y capacitación nacional e internacional, y estamos logrando la transferencia tecnológica a productores agrarios sobre agregación de valor a los productos y subproductos de nuestra biodiversidad.